03. Selección genética

03. Selección genética

La búsqueda comienza con la introgresión de las características relevantes. Las necesidades de los productores, así como las demandas de la industria azucarera, deben traducirse en genética. Todas las características que pueden mejorar el rendimiento de azúcar, por ejemplo, tolerancia a nematodos, alto contenido de azúcar, etc. debe estar presente en nuestras  líneas paterna y materna, llamadas “líneas parentales”.

Una planta de remolacha azucarera se beneficia de la selección híbrida, que combina las mejores características de ambas líneas parentales. A través de la investigación científica sobre selección y años de experiencia, SESVanderHave puede asegurar el desarrollo de las características necesarias.

Centro de Innovación SESVanderHave (SVIC)

Este proceso comienza en nuestro nuevo Centro de Innovación SESVanderHave (SVIC) , ubicado en Tienen, Bélgica. Este centro es un instituto a nivel mundial para la investigación in vitro de vanguardia. Ocupando la superficie de cuatro campos de fútbol, ​​el SVIC permite a los científicos de SESVanderHave realizar su investigación en las mejores condiciones posibles. Allí se puede reproducir toda la gama de condiciones climáticas, lo que garantiza la implementación de los parámetros ideales en la simulación de nuestros resultados. Por ejemplo, podemos exponer la remolacha azucarera a temperaturas de hasta 40°C, o simular una noche fría. También podemos reproducir las condiciones nocturnas a plena luz del día. Gracias a estas técnicas innovadoras, SVIC es uno de los complejos de investigación más avanzados del mundo de la industria agrícola. Permite a SESVanderHave aumentar su capacidad de investigación al tiempo que acorta el proceso de desarrollo de nuevas variedades.

Empieza con dos plantas fértiles

La obtención de líneas parentales comienza con dos plantas fértiles, es decir, dos plantas con pistilo y estambres. Específicamente elegidas por sus buenos resultados pasados, estas plantas se seleccionan cuidadosamente del gran germoplasma de SESVanderHave.

Los estambres de una de las dos plantas se eliminan manualmente, convirtiéndola en el progenitor «materno». En una bolsa impermeable, otra rama masculina fertiliza esta planta. Esta fertilización produce nuevas combinaciones de características específicas.

Como funciona

Podemos controlar directamente si las semillas contienen las características deseadas. Este control se realiza en el laboratorio de marcadores moleculares, donde se revisa el material genético, ADN, muestras foliares de la «progenie». Todas las plantas utilizadas en la producción de semillas se analizan para establecer un  «pasaporte genético». Desde el inicio de la investigación conocemos así las semillas que se utilizarán en el proceso de desarrollo de la nueva variedad.

El desarrollo de estas líneas parentales requiere equilibrar varios factores basados ​​en técnicas de investigación avanzadas. SESVanderHave ha desarrollado las técnicas más innovadoras para garantizar que el proceso de selección clásico descrito anteriormente se ejecute de la manera más eficiente posible.

Laboratorio de manejo de estrés biótico

Por ejemplo, se analizan cuidadosamente las diversas características de las muestras de hojas. Cuando notamos que una línea “materna” o “paterna” es susceptible a una enfermedad en particular, estudiamos estos factores en  el Laboratorio de Manejo del Estrés Biótico de SVIC. En este laboratorio se estudian las diversas enfermedades de la remolacha azucarera antes de ser inoculada sobre las nuevas variedades de remolacha azucarera. Las plantas que pasan estas diversas pruebas de enfermedades pasan al siguiente paso, mientras que las plantas susceptibles a enfermedades se abandonan. En SVIC también se realizan exhaustivas pruebas sobre «estresores abióticos», como calor, sequía, intensidad lumínica, humedad del aire y fertilidad en nuestras cámaras de crecimiento especialmente dedicadas. el  manejo del estrés abiótico .

Gracias a toda la información recopilada se establece una descripción detallada de cada planta, por ejemplo en lo que respecta a la tolerancia a factores bióticos y abióticos, la historia de las líneas paterna y materna o incluso el desempeño vis-à-vis de las diferentes características. Los genes clave pueden luego mapearse en el genoma de la remolacha azucarera. Este es un trabajo de precisión que requiere inmensas cantidades de datos informáticos y experiencia específica. Usando este mapa genético, podemos desarrollar marcadores moleculares para las características más importantes, lo que permite a nuestros seleccionadores acelerar los ciclos de selección.

SVSpain.es utiliza cookies. Puede ver aquí nuestra Política de cookies. Si continua navegando está aceptándola.    Más información
Privacidad